Lente de 2.8 mm o 3.6 mm: ¿Cuál es la diferencia y cuál elegir?

- Tiempo de lectura: 3 minutos

A la hora de elegir una cámara para un sistema de videovigilancia, es necesario prestar atención a su lente, cuya principal característica es la distancia focal, que incide directamente en el ángulo de visión y la claridad. La distancia focal, normalmente indicada en milímetros, es la característica más importante de cualquier lente. De ello dependen el detalle de la imagen, la cantidad de objetos que caen en el campo de visión, así como la calidad de la “imagen” misma.

¿Qué es la distancia focal y por qué es necesaria?

Cualquier cámara consta de dos elementos: un sensor y una lente. El primero es necesario para capturar la imagen, el segundo es para enfocar la luz. Sin una lente, el sensor sólo “vería” un área pequeña y sería completamente inútil. El objetivo propiamente dicho es una o más lentes. En el primer caso hablamos de una lente de enfoque fijo. Si un objetivo tiene varias lentes que se mueven entre sí, estamos hablando de una solución varifocal.

Las lentes del objetivo son hemisferios transparentes convexos o cóncavos. Su tarea es deformar (enfocar) la imagen de cierta manera para que quede impresa en el sensor una imagen precisa, que sea al mismo tiempo clara y detallada. Un buen ejemplo de cómo funcionan las lentes con distancia focal son los binoculares. Con este dispositivo podrás ver objetos tan lejanos que son completamente invisibles a simple vista. Los binoculares cuentan con una distancia focal enorme; por ejemplo, en los modelos aficionados es de 30 a 50 cm. Por lo tanto, con su ayuda se pueden ver de cerca los objetos más distantes. Pero al mismo tiempo, cuanto mayor sea la distancia focal, menor será el campo de visión. 

Con unos prismáticos se puede ver, por ejemplo, un pájaro situado al otro lado del río. Pero la rama en la que se posa este pájaro ya no “encaja” en el marco. Tienes que inclinar los binoculares o girar la cabeza. Sin embargo, con un gran campo de visión (por ejemplo, aproximadamente 110 grados, como el de una persona), los objetos distantes simplemente se vuelven invisibles. Más precisamente, podemos determinar que en algún lugar allí, al otro lado del río, hay un árbol, y en él hay una especie de punto, como un pájaro. Pero para verlo es necesario reducir el campo de visión y aumentar la distancia focal. Por supuesto, con la ayuda de unos prismáticos. Por lo tanto, cuanto mayor sea la distancia focal de la lente, mejor serán visibles los objetos distantes y más estrecho será el campo de visión.

¿Cuál es la diferencia entre lentes de 2.8 mm y 3.6 mm?

La mayoría de las veces, en las cámaras de seguridad se utilizan lentes de 2.8 mm y 3.6 mm. Cada cámara CCTV tiene su propio propósito. Y esto no lo determina el fabricante, sino directamente el usuario. Algunos usuarios quieren vigilar el jardín y otras áreas grandes, pero el detalle no es particularmente importante. Algunos usuarios quieren que los elementos más pequeños sean visibles en sus cámaras, por ejemplo, los rasgos faciales de las personas grabadas o los objetos que llevan en las manos.

La lente de 2.8 mm tiene una distancia focal relativamente baja y, por tanto, un campo de visión relativamente amplio. Es adecuado para monitorear patios, estacionamientos, entradas y otras áreas grandes. Pero al mismo tiempo, el detalle de los objetos en la “película” será relativamente bajo. En particular, en el material fotografiado con dicha lente será posible ver colores e imágenes en la ropa, algunos detalles grandes y simplemente registrar la presencia de una persona. Pero no podrás ver los rasgos faciales, las matrículas ni los objetos que tengas en las manos.

A su vez, la lente de 3.6 mm tiene una distancia focal relativamente alta y, por tanto, un campo de visión relativamente estrecho. Es adecuado para monitorear pasillos, pasajes, entradas y salidas. Las cámaras de 3.6 mm se utilizan a menudo en tiendas, almacenes y también en zonas sensibles. En el material captado con esta lente se podrán ver rasgos faciales, matrículas, objetos en las manos de las personas y, en algunos casos, incluso documentos de identidad. Pero al mismo tiempo la cámara tiene un campo de visión estrecho, lo que significa que hay muchos puntos ciegos. Al instalar, es necesario colocar un cámara de seguridad de manera que “vea” el área más grande, de lo contrario existe el riesgo de que alguien se cuele, salteándose medidas de seguridad.

Resumen

Entonces, la principal diferencia entre lentes de 2.8 mm y 3.6 mm es la amplitud del campo de visión y el detalle de la imagen. Si es necesario monitorear un área pequeña e identificar personas o matrículas, se debe dar preferencia a una cámara con una distancia focal de 3.6. En los casos en que la tarea prioritaria sea únicamente capturar una presencia extraña en el sitio, es adecuada una lente con una distancia focal de 2.8. Ambas opciones son adecuadas para reconocer personas a una distancia cercana de entre 1,5 y 2 metros.

Foto del autor

vyacheslav